6.3.14

Cuento para iniciar a los niños en el teatro, la expresión oral y corporal.

Es un tipo de cuento progresivo, perfecto para realizarlo como teatro leído y aprovechar en desarrollar la expresión corporal de los personajes y la expresión oral del narrador, también para hacerlo al aire libre y en las escuelas de verano.

Participan 6 personajes (una abuelo, una abuela, una nieta, un gato, un perro y un ratoncito) y un/a narrador/a.

Propuestas para la actividad
Leemos el cuento,
Se eligen los personajes y estos preparan sus máscaras (o como eleborar algo representativo del personaje, que no lleve mucho tiempo).
Los otros alumnos pueden crear cuentos similares, cambiando la situación y/o aumentando los personajes.
Támbien puede ser un cuento para aulas interculturales, con el se puede introducir la cultura rusa, como para la clase de naturales al hablar de hortalizas de climas frios y que crecen bajo la tierra.


El Nabo. 
Cuento Popular Ruso
Recogido inicialmente por Alexei Tolstoy.
en el siglo XIX

Había una vez un abuelo que plantó un nabo chiquitito y le dijo:
 —Crece, crece, nabito, ¡crece dulce! Crece, crece, nabito, ¡crece fuerte!

Y el nabo creció dulce y fuerte y grande. ¡Enorme!

Un día, el abuelo fue a arrancarlo. Tiró y tiró, pero no pudo arrancarlo.

Entonces llamó a la abuela. La vieja tiró de la cintura del viejo. El abuelo tiró del nabo. Y tiraron y tiraron una y otra vez, pero no pudieron arrancarlo.

De modo que la abuela llamó a la nieta. La nieta tiró de la vieja, la abuela tiró del abuelo, el auelo tiró del nabo. Y tiraron y tiraron una y otra vez, pero no pudieron arrancarlo.

Entonces la abuela llamó al perro. El perro tiró de la nieta, la nieta tiró de la abuela, la abuela tiró del abuelo, el abuelo tiró del nabo. Y tiraron y tiraron una y otra vez, pero no pudieron arrancarlo.

Entonces el perro llamó al gato. El gato tiró del perro, el perro tiró de la nieta, la nieta tiró de la abuela, la abuela tiró del abuelo, el abuelo tiró del nabo. Y tiraron y tiraron una y otra vez, pero no pudieron arrancarlo.

Entonces el gato llamó al ratoncito. El ratoncito tiró del gato, el gato tiró del perro negro, el perro tiró de la nieta, la nieta tiró de la abuela, la abuela tiró del abuelo, el abuelo tiró del nabo. Y tiraron y tiraron, con todas sus fuerzas, hasta que por fin (púmbate) . . . .¡arrancaron el nabo! ¡Y qué maravilla era aquel nabo!

Más tarde, hicieron con él una rica sopa. Y hubo suficiente para el abuelo, para la abuela, para la nieta, para el perro, para el gato y para el ratoncito… ¡Y aún sobró un poquito de sopa para la persona que les acaba de contar este cuento!

Adaptación de la fuente: Blog Pazuela

1. La versión de las escuelas del bicentenario, contiene más personajes.
2. Adaptación con guión para teatro de Esther de Elejabeitia Neyra, 
3. Blog con cuento en inglés, ruso y checo. (créditos de la imagen)